punta fina

Al començament

bertaisla157b

Marc Vicens, 2018.

Tom era para ella lo que suele recibir el nombre de “amor de mi vida” en el fuero interno de muchas personas –aunque nunca se diga ni se pronuncie ese nombre–, y que se dispensa a menudo a un elegido cuando la vida no ha hecho más que empezar i no se tiene ni idea de a cuántos dará cabida ni de cuán larga va a ser.

Javier Marías, Berta Isla, Alfaguara, 2018.

Anuncis

Fumada

bertaisla156 copia

Marc Vicens, 2018.

Nadie ve con nitidez lo que ya no está delante, aunque acabe de suceder o aún floten en la habitación el aroma o el descontento de quien apenas se ha despedido. Basta con que alguien salga por la puerta y desaparezca para que su imagen empiece a difuminarse, basta con dejar de ver para ya no ver claro, o no ver nada; y con oír pasa lo mismo, y no digamos con el tacto.

Javier Marías, Berta Isla, Alfaguara, 2017.

Plans setmanals

primer cafe154

Marc Vicens, 2018

Vaig insinuar-li de veure’ns: ¿dilluns?

– Dilluns a mi no em va bé.

– A mi tampoc, ara que hi penso.

– Dimarts, a mi no.

– A mi sí, però si a tu no…

– Dimecres tampoc.

– ¿I dijous? No. Dijous a mi no. ¿I divendres? Divendres em va bé.

– No, a mi no. ¿Saps què passa?: cada vegada que trenco amb un nòvio, m’omplo les hores fent cursets. Quan vaig trencar amb tu, vaig posar-me a estudiar italià. Ara he començat alemany.

– Escolta, no sé…

– ¿I demà? Demà em va bé. Si no, haurem d’esperar una setmana.

 

Quim Monzó, Quatre quarts, … Olivetti, Moulinex, Chaffoteaux et Maury, Quaderns Crema, 1993.

Fixat

pensador153b

Marc Vicens, 2018.

–No sabria dir quina diferència hi ha entre pensar alguna cosa i quedar-se fixat. Els homes pensem sempre, ¿oi? No és que visquem per pensar, però tampoc és que pensem per viure. Al contrari del que deia Pascal, em sembla que a vegades pensem per no viure. I, encara que no es faci de manera intencionada, quedar-se fixat en alguna cosa també pot tenir l’efecte contrari. Sigui com sigui, és una qüestió difícil.

Haruki Murakami, El salze cec i la dona adormida, traducció del japonès d’Albert Nolla, Editorial Empúries, 2008.

 

Dj

dj152b

Marc Vicens, 2018.

De pronto suena una canción en la radio, unos acordes que la memoria profunda reconoce de inmediato –mucho antes de identificarlos con un título y una voz– y transportan al hombre extirpado a un estado de ánimo, a una emoción muy concreta que sentía hace años, cuando era joven y escuchaba esta y otras canciones que acompañaron su biografía sentimental.

David Monteagudo, Hoy he dejado la fábrica, Editorial Rata, 2018.

Fermentació

cireres151b

Marc Vicens, 2018.

El sabor de la fermentación estaba más presente en las cerezas que en cualquier otra fruta. Cogidas directamente del árbol, sabían a enzimas rociadas con sol, y este sabor casaba perfectamente con el brillo especial de la piel. Tomad una cereza y comprobad cómo su sabor se mezcla –incluso recién cogidas del árbol– con el de su propia putrefacción. En su color dorado o rojo casi siempre apunta el marrón, el color que tomarán al pudrirse y desintegrarse.

Amagar-se

amagarse150 b

Marc Vicens, 2018

Tanto para los cazadores como para sus presas saber esconderse es la precondición de la supervivencia. La vida depende de encontrar dónde esconderse. Todo se oculta. Lo que ha desaparecido está escondido. Una ausencia –como sucede en el caso de los muertos– se siente siempre como una pérdida, pero no como un abandono. Los muertos están escondidos en otra parte.

John Berger, Aquí nos vemos, traducció de Pilar Vázquez, Alfaguara, 2005.