Thomas Mann / Saludar

Saludar

Marc Vicens, 2020.

Nada hay más extraño ni más delicado que la relación entre personas que sólo se conocen de vista, que se encuentran y se observan cada día, a todas horas, y, no obstante, se ven obligadas, ya sea por convencionalismo social o por capricho propio, a fingir una indiferente extrañeza y a no intercanbiar saludo ni palabra alguna.

Thomas Mann, La muerte en Venecia, traducció de Juan del Solar, Edhasa, 1988.